Aquellos tiempos…

Cuantas veces no hemos escuchado que los tiempos anteriores eran mejores, que los niños salían a jugar con sus amigos del barrio y no como ahora que se la pasan conectados a internet o pegados al teléfono. La tecnología esta haciendo niños aislados, talvez, pero hace algunas decadas la tecnología también influía en nuestras vidas. Les cuento.

En algunas ocaciones le pedí a mi mamá permiso para ir a la casa de Daniel para ir a ver la tele a colores.

“¿Otra vez?, ayer tambien fuiste.” Pero mamá hoy van a pasar al hombre increible (hulk) se pone color verde, se a de ver bien padre; aquí nada mas lo vemos a blanco y negro nunca lo he visto como es en color, ayer vi al pajaro loco y su copete es rojo y su cuerpo azul lo hubieras visto hasta te hubieran dado ganas de comprar una tele a colores; anda mamá ya comprense una tele vas a ver como se ven los programas nada que ver con lo que vemos ahora; mi tía ya les va a comprar una tele a color a Alex y Jorge y mi tía Concha ya se compro una. “Pues a tu tía Concha se la trajo Tony del otro lado y le salió mas barata.” Pues dile a mi tío Tony que nos traiga una. “Corre a ver al hombre increible no te tardes.” Y cuando compran la tele. “Ya veremos.” ese ya veremos era eterno.

Así en la casa de las pocas familias que tenían una tele a colores pude ver algunos programas: Mazinger Z, Remi, el Pajaro Loco, la Abeja Maya y algunos mas, realmente era otro mundo ver las caricaturas a color. No se si pasaron meses o años hasta que llegó la primera tele a color a mi casa, las discuciones para convencer a mis padres fueron algo parecido a esto.

La mamá de Alex y Jorge ya tienen su tele a colores y dice Riquis y el Nene que su papá ya les va a comprar una. “Y eso que ellos son ellos y nosotros somos nosotros o vete a vivir a la casa de Alex y Jorge si tanto quieres una tele” dijo mi mamá molesta. Todo mundo ya tiene una tele a colores y solo nosotros no (usando hiperboles para enfatizar y el contraataque fuera mas efectivo) Tu dijiste que si saliamos bien de la escuela comprarias una y ya hasta entramos a otro año (escolar). vez como nunca cumplen (otra hiperbole). Y parece que esta presión psicologica a mis padres surtió efecto pues llegó el día en el que nos dijeron: “Vamos a ir a comprar la tele, tu papá tuvo que pedir a pensiones”, con cierto aire de preocupación por la deuda adquirida y para que vieramos el esfuerzo que estarían haciendo. Vamos con ustedes yo les digo cual es la mejor. “No pues iremos a Tepito y ya saben que es peligros.”

Esa noche llegaron mis padres con una gran caja y la pusieron sobre la mesa. ¿Como la trajerón? ¿se vinieron en taxi desde alla? “Claro que no, agarramos el camión en Mesones y nada más tomamos el taxi desde la parada hasta aca.” Por ser el experto en aparatos yo abrí la gran caja, dentro de la caja había unos uniceles y ahí se veía una parte de la tele. Mi hermano mayor me avento a un lado “haste a un lado tú estás tilico” y junto con mi papá la sacaron, le quitaron los uniceles y al quedar descubierta allí estaba una tele a colores marca Broksonic de 14 pulgadas no era tan grande como la que teniamos en blanco y negro que era como de 21″ ni modo. Le puse la antena de conejo con la que venía pero no agarraba bien la señal así que le conectamos la antena aerea con cable plano ICTV y mejoró un poco. Le dije a mi papá que hacía falta una antena aerea y cable coaxial especial para las teles a color. “De haber sabido no la compro” En fin moviendo la antena aqui y allá quedó una imagen aceptable y esa noche disfrutamos viendo nuestra primera televisión de 14 pulgadas en familia. Era la tecnología la que nos mantenía juntos disfrutando del hombre increible y de Los ricos también lloran y muchos programas más.

Yo estaba feliz y esa noche soñaba con el día de mañana: ‘llegando de la escuela me la voy a pasar viendo la tele.’ Y al siguiente día cuando en realidad llegué de la escuela esa tarde vi que la tele a color ya no estaba en la sala y seguía ahí la eterna tv de blanco y negro con 3 reparaciones a cuestas. ‘Estará en el cuarto de mis papas.’ pensé subí corriendo y al quere abrir la puerta esta estaba cerrada. Lloré por la crueldad de mis padres y mis hermamos junto conmigo; quizimos tumbar la puerta pero nuestro coraje no llegó a tanto y aparte el miedo a recibir unos buenos cinturonazos.

Cuando mi mamá llego de trabajar le reclamé y lloré e hice berrinche de que no era justo, pero simplemente me dijo. “Tu desarmas todo y no voy a dejar que hagas lo mismo con esta tele”. Así la tele continuó en aquella recamara en su repisa de madera que mi padre le había hecho vedada a los mortales. Sin embargo con el pasó de los meses la seguridad disminuyó y yo pudé ver la telé llegando de la escuela, con el tiempo ya no me emocionaba como al principio y se convirtió en algo normal pues después llegó otra tele esá si de 21 pulgadas y marca Sony para la sala. Y aquella tele Broksonic continuó por años en el cuerto de mis padres aún despues de que me casé y me fui de la casa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s